Fecha
10 enero 2022

Compartir

Cisnes negros: qué son y cómo afrontarlos

Este mes se cumplen dos años del estallido de la pandemia COVID-19, la cual fue una clara definición de cisne negro. Cuando la pandemia se propagó en Europa, en tan solo dos meses, los principales mercados financieros del mundo perdieron alrededor de un 30% de su capitalización. Para encontrar otro escenario semejante, hemos de remontarnos a 2008, cuando la quiebra de Lehman Brothers provocó una reacción en cadena que hundió las principales bolsas del mundo alrededor de un 50%.

Pero, ¿qué son los cisnes negros?

El término cisne negro proviene de unas sátiras escritas alrededor del año 82 D.C. donde el poeta romano Juvenal utilizó la siguiente expresión latina para referirse a un suceso muy extraño: “rara avis in terris nigroque simillima cygno” cuya traducción en español significa “un ave rara en la tierra, y muy parecida a un cisne negro”. Estas sátiras convirtieron el concepto en el paradigma de lo imposible y pasó a varios idiomas como proverbio popular, siendo utilizado durante siglos para expresar que algo era inconcebible.

Años más tarde, el investigador Nassim Taleb desarrolló el concepto de una forma más académica, y elaboró la Teoría del Cisne Negro (2008).

Al llevarlo al campo de las finanzas, Taleb se dio cuenta que, debido a la rareza y al impacto extremo de un evento “cisne negro”, estos encajaban perfectamente con la definición estadística de cola mercado: evento producido fundamentalmente por la incertidumbre, donde los mercados sobre reaccionan ante unos acontecimientos que nublan las perspectivas a corto plazo, el pánico se apodera de los inversores y estos actúan de forma totalmente irracional.

¿Se pueden predecir los cisnes negros

No, pero se puede estar preparado.

En Ginvest construimos nuestras carteras de inversión basándonos en un gran número de variables, pero prestamos especial atención a una de ellas, la volatilidad. Entiéndase por volatilidad, en términos matemáticos, la desviación estándar de un activo respecto a la media en un horizonte temporal definido. En lenguaje llano, es el riesgo de pérdida de la cartera.

La volatilidad, como concepto financiero, tiene muchas características que la hacen un perfecto cuantificador del riesgo. Entre ellas encontramos que es medible y cuantificable, pero sobre todo acotable. Esta última característica nos permite definir con gran exactitud el perfil de riesgo de un fondo de inversión y el plazo mínimo para que la inversión obtenga los rendimientos esperados.

Cuando decimos que un fondo de inversión tiene una volatilidad anualizada del 10% significa, exactamente, que en un 84% de probabilidades la pérdida máxima en crash mercado puede ser del 10%. El 16% de probabilidades se reserva a eventos denominados cisnes negros.

Sin embargo, este tipo de eventos no son, en absoluto, ninguna sorpresa. Los cisnes negros han estado acompañándonos durante toda la historia financiera, y lo seguirán haciendo. El ser humano es por definición un ser emocional y, consecuentemente, en momentos de pánico, son las mismas emociones las que mueven los mercados financieros.

Como gestores profesionales, en Ginvest estudiamos cada día la situación del mercado y, en momentos como estos, sabemos que lo importante es tomar distancia y afrontar la situación con amplitud de miras.

Cuando estamos preparados desde el comienzo para sufrir episodios de volatilidad en la evolución de las inversiones, menos probabilidades tenemos de vernos sorprendidos cuando ocurren y más probabilidades tenemos de reaccionar racionalmente.

 

Ante los cisnes negros, en Ginvest, aplicamos los 5 mandamientos de la inversión:

1. El mejor momento para invertir siempre es ahora

Nadie puede anticipar qué harán los mercados mañana o el mes que viene, solo sabemos con total exactitud que, a largo plazo, producen beneficios a todos los inversores ya que las bolsas por definición son alcistas. Cuando los inversores intentan acertar con los tiempos del mercado y entran y salen de sus inversiones, pueden correr el riesgo de erosionar las rentabilidades futuras. Perderse tan solo cinco de las mejores jornadas bursátiles puede significar reducir a la mitad la rentabilidad acumulada a largo plazo.

 

Font: Ginvest Asset management. Dades de MSCI World.

 

2. Rentabilidad,· tiempo y riesgo siempre van de la mano

Una no puede ir sin la otra, las tres variables están interrelacionadas entre sí. Si queremos una rentabilidad superior tenemos que asumir más riesgo, lo que implica ampliar nuestro horizonte temporal. A corto plazo, las cotizaciones de los activos pueden desviarse de su valor intrínseco a causa de eventos inesperados de mercado, pero, a largo plazo, los beneficios empresariales y el crecimiento económico marcan la tendencia.

3. La diversificación, pilar base de una cartera

La construcción de una cartera debe tener como pilar fundamental la diversificación. En Ginvest primero aplicamos una estrategia de ponderación por mercados, tanto en renta variable como en renta fija. En segundo lugar, diversificamos estos mercados mediante la selección táctica de activos, ponderados por riesgo. Con esta metodología de construcción de carteras, reducimos los riesgos específicos de mercado y conseguimos rentabilidades más homogéneas a largo plazo.

4. El control, pieza clave

La sensación de control siempre debe imperar en uno mismo. El punto clave es no permitir que la euforia o el pesimismo infundado del mercado nublen el juicio del inversor. Si tenemos una estrategia bien definida y con un horizonte temporal marcado, no debemos tomar decisiones precipitadas y motivadas únicamente por el sentimiento actual. Si una fluctuación de mercado le hace estar incómodo, le recomendamos encarecidamente que revise su perfil de riesgo.

5. Gestión Activa por fundamentales

Durante los periodos de alta volatilidad, la gestión activa es cuando muestra su mayor fortaleza. Ante las perturbaciones de mercado, la selección de valores por fundamentales genera grandes oportunidades que solo se pueden aprovechar mediante una gestión activa.  A largo plazo, el valor añadido de las carteras se crea, no solo de la selección de buenas compañías, sino también evitando aquellas que están mal gestionadas. En Ginvest creemos firmemente en la gestión activa y en la selección de los mejores gestores mundiales.

 

Si usted está de acuerdo con los anteriores puntos y quiere estar preparado ante cualquier cisne negro para abordar con calma y confianza cualquier situación de estrés de mercado, le invitamos a que revise nuestras estrategias de inversión: https://gps.es.ginvest.es/gps

 

 

 

 

Fecha
10 enero 2022

Compartir

Llamar Contactar